martes, 21 de abril de 2009

Pedro Francisco Martín; el cámara que nos dio brillo

Se ha hablado mucho estos últimos días del nuevo libro de Javier Cercas, "Anatomía de un instante" una obra motivada por los acontecimientos del 23-F, pero sobre todo por una imagen, aquella de Santiago Carrillo, Adolfo Suárez y Gutierrez Mellado aguantando de pie el "¡Quieto todo el mundo!" que hoy día casi es un icono del paletismo y el mal llevar un mostacho. Recogo de Escolar.net una frase genial (por absurda) de ese día.

Tejero: Quietos, que vais a darle a los nuestros.

En una charla no hace mucho del Civican, en Pamplona, descubrí que Cercas y yo compartimos dos obsesiones, Jorge Luis Borges (el está doctorado, yo no) y el 23-F.
Investigando que es gerundio he llegado al objeto de este post, Pedro Francisco Martín, uno de los cámaras presentes en el hemiciclo y el único que siguió grabando tras el asalto de la Guardia Civil al Congreso.

Martín era un reportero de RTVE y operador de cámara, que, ante las impertinencias de un golpista armado y cabreado (No intentes tocar la cámara que te mato. Desenchufa eso sic.), se jugó su destino a cara o cruz, no sabemos que salió, pero con sangre fría decidió engañar al traidor. Le dijo que sí, que apagaba la cámara, pero en lugar de eso decidió subir el brillo de la imagen, no se mucho del uso de una cámara profesional pero al Guardia Civil pareció convencerle, y gracias a esa jugarreta grabó durante 35 minutos el asalto al Congreso de los Diputados.

Las imágenes llegaron a través de la cámara a las oficinas de TVE en Prado del Rey, donde, un por entonces Director de Informativos, Iñaki Gabilondo, recogió las imágenes. Cuando los militares tomaron la sede de TVE y de RTVE Fernando Castedo (Director General de RTVE), guardó bajo el cojín de su sillón las imágenes del Congreso, que no fueron emitidas hasta 18 horas después por seguridad de los miembros del Gobierno y del resto de secuestrados.

Ese día muchos hicieron muchas cosas muy rápido, aunque hubo uno, Pedro Francisco Martín cuya templanza es admirable. Por ello en 2008, y a título póstumo (no he encontrado en ningún sitio la fecha de su muerte) recibió una mención especial de la Academia de Televisión.

Informe Semanal hizo en 2.006 un reportaje muy interesante sobre esas horas y la importancia de la labor de Pedro Francisco Martín, de quien podemos escuchar la voz en un momento (2.34), aunque no sale en el reportaje.