jueves, 31 de diciembre de 2009

Repaso a 2009

Último día del año 2009; y, antes de comer las uvas, vamos a recuperar las entradas más curiosas en Cinemacope35.

Enero empezó con una no-recomendación, sí, algo extraño en un blog de reseñas, pero era una forma también de reclamar la versión original en las salas de cine. Entre el frío del invierno se coló Alan Ball por una ventana, y Guille tuvo una conversación ficticia con él. Hablaron de no sé qué de un vampiro y esas cosas.

En febrero tuvimos reflexiones, sesudas casi todas. Primero con los Goya . Después, con el análisis de las diferentes películas que compitieron en los Oscars: Frost/Nixon, Benjamin Button. Pero también tuvimos espacio en el blog para la historia curiosa de uno de los primeros aviadores, un paisano de Burgos. Y como noticia adelantamos el rodaje de Spanish Movie.

Marzo fue un mes reivindicativo, a favor del cine en la Cadena Ser, y de la cultura libre. Tuvimos cortometrajes con los premios de la Universidad de Navarra, los Kino. Y le cogimos el gusto a los monográficos, abriendo el camino con Victor Erice. Y ocurrió otra vez, Guille tuvo otro encuentro ficticio. El elegido fue Álex de la Iglesia.

Abril fue un mes de muchas muertes, algunas ficticas, sin pupa. Primero, con la muerte ridícula de Lupe Vélez. También con el rumor de la de Jordi Hurtado (falso rumor, hay que decirlo todo). Y otra muerte cinematográfica, el fin de la carrera anunciado por Viggo Mortersen (a ver si se confrma este año). Y en Cinemascope35 hice una predicción a título personal: la película de Tarantino no me iba a gustar, y acerté. Guille, por último, rememoró en abril al cámara que grabó el golpe de estado en España.

Mayo fue mes de fútbol y de más monográficos. Fútbol por el parecido razonable que Guille destapó entre Mr. Eko (Lost) y Essien (jugador del Chelsea)
. Yo, respecto a los monográficos de directores, hablé de David Lynch y Blue Velvet. Y mi compañero de blog descubrió que le gustaba investigar sobre las voces de doblaje.


Junio fue mes de exámenes, así que la producción bajo un poco. Pero tuvimos monográfico currado de Guille sobre Fritz Lang. Y Álex de la Iglesia tras el encuentro ficticia en este blog, llegó a Presidente de la Academia de cine.

En julio supimos que íbamos a participar un año más en el Festival San Sebastián. Y reseñamos dos películas geniales: "En la ciudad de Sylvia" y "La pelota vasca".

Agosto sirvió para reseñar dos películas bien distintas "Antichrist" y "Resacón en las Vegas". Fue un mes un poco vacío, pero el calor veraniego y algún que otro examen fueron los culpables.

Septiembre fue "el mes", así, a lo importante. Estuvimos en San Sebastián, donde nos acordamos de Christian Poveda, el periodista asesinado por el documental que hizo sobre las Maras. Hubo un momento de relajación y mofa tras ver "El mensajero del futuro", que pasó a engordar la sección genial de Basura Blanca: las mejores peores películas. Y sobre San Sebastián, hicimos una crónica casi diaria sobre lo que allí ocurría; al final, hubo reflexión y fotos.

Octubre también estuvo marcado por un festival, esta vez el de Pamplona. Sobre lo que allí ocurría escribíamos casi diariamente. En Cinemascope35 hubo espacio para los reportajes -el de Guille, sobre las voces de doblaje-, y para las curiosas coincidencias a la hora de programar películas en televisión.

Noviembre fue comprometido también, con las reclamaciones de la Escuela Navarra de Teatro. Hablamos sobre la película española del año "Celda 211". Y de Luis Ciges.

Y concluimos con diciembre, un mes un poco flojo también por exámenes. Este mes hemos tenido dibujos animados, el recuerdo a Ivan Zulueta y el cortomentraje de nuestro amigo Pablo Ibarburu

Más y mejor en 2010

¿Dónde viven los monstruos?



¿Dónde viven los monstruos? Es más, ¿quiénes son los monstruos?, ¿somos nosotros? ¿Sólo los adultos, los zurdos, o, simplemente, los gemelos?

Es difícil hablar de la última película de Spike Jonze, "Donde viven los monstruos", porque no es una película para niños, ni tampoco marcadamente para adultos. Quizá su público sea sólo el propio Jonze, y aquellos que no se consideran ni adultos ni niños, una generación perdida como la nuestra, la de la posmodernidad.


Si algo hay en Spike Jonze que me gusta es su voluntad por contar, de recuperar las narraciones fantásticas propias de los cuentos de cama, sin sentido, que sólo puedan existir en nuestra mente infantil, pero sencillas. Quizá con "Cómo ser John Malkovich" marcó este ritmo genial de dar rienda suelta a su imaginación. Decía Juan Marsé que él, como escritor, era más un narrador que un intelectual:

"Procura tener una buena historia que contar, y procura contarla bien, es decir, esmerándote en el lenguaje"

Hoy día faltan narradores, ¿se siguen contando cuentos para dormir? y como faltan narradores faltan también buenas historias y buenos guiones.

Jonze recupera el texto de Maurice Sendak en el que nos cuenta la vida de un niño, Max, que no encaja en su sociedad; su madre es una mujer divorciada que intenta reacer su vida, su hermana es una adolescente y a él le gusta pasearse por la casa vestido de conejo, contar cuentos y construirse efímeros paraísos donde leer. Cansado del mundo de los adultos, Max escapa a una misteriosa isla repleta de monstruos peludos de 3 metros cuya sociedad se desmorona por la falta de comprensión y tolerancia.



La película toma la fuerza estética de las imágenes creadas por Sendak (las localizaciones son espectaculares, los monstruos tienen una profusión de detalles impactante) y el pulso narrativo de Jonze, que es eléctrico, aunque impreciso. Hay continuos saltos emocionales, se pasa del golpe dramático más duro a una divertida batalla de bolas, y en ocasiones la historia es complicada de seguir o los giros se resuelven de maneras poco lógicas.

Eso sí, el ojo de Spike Jonze ha sabido recrear a la perfección el mundo de Sendak, el escritor. La cámara te transporta a un mundo onírico pero que también puede ser real y pernicioso, como si toda libertad escondiese su desventaja. En ocasiones me daba la sensación de estar ante la película más "bella" de todo el año.


Toda la película se sustenta sobre el viaje interior y transcendental de Max hacia la madurez, en el que los monstruos simbolizan los miedos y complejos de la infancia. También el egoísmo, la idealización y las fantasías propias de los niños.

A pesar de todo, se hace duro ver esta película, demasiado cruenta y desgarradora. No hay esperanza en el mundo de los monstruos, y en el de los adultos predominan los tonos grises. Además está cargada de imágenes y signos que raramente penetrarán en el cerebro de un niño. Aunque seguro que ellos se quedan con otras cosas de la película

El doblaje es un error, perdón, horror.

I Concurso de Periodismo Digital de "Sin futuro"

Hoy os traigo algo completamente desvinculado del cine pero que me parece un proyecto interesante. En el blog de periodistas "Sin futuro y sin un duro" (el nombre es profético) hemos organizado un concurso de reportajes periodísticos en internet, aprovechando las múltiples ventajas de este medio. Por lo tanto, pueden ser videos, fotos, podcast... ¡Incluso hay premio! El jurado, eso sí, lo formamos nosotros.

Pero como hemos redactado un texto muy claro y conciso para la ocasión, mejor lo leéis ahí que lo entenderéis mejor: http://sinfuturoysinunduro.com/2009/12/29/i-concurso-de-periodismo-digital-de-sin-futuro/

Creemos totalmente en las posibilidades expresivas e informativas que los nuevos formatos digitales aportan al periodismo, por eso este concurso está destinado a fomentar su uso y desarrollo.

Este concurso está dirigido a estudiantes de periodismo, profesionales y periodistas ciudadanos. Su objetivo es dar a conocer el talento dentro del sector del periodismo digital.

Para concursar tan solo hay que publicar el trabajo periodístico y mandar el enlace al correo de Sin Futuro.


En caso de que no se disponga de plataforma de publicación, Sin Futuro lo publicará en el blog. Todos los trabajos enviados serán publicados en el blog.

Se podrán presentar trabajos periodísticos (noticia, reportaje, análisis, interpretación, entrevista, fotonoticia, pero no opinión, sobra opinión en el periodismo actual) en cualquier formato digital (texto, vídeo, podcast, fotografía, infografía, pudiendo combinar varios) y todos concurrirán en igualdad de condiciones; aunque el jurado prestará especial atención a aquellos que hayan apostado por la multiplataforma. Cada participante podrá presentar tantos trabajos como quiera.

No importa que los trabajos se hayan publicado en otras fechas y webs, pero a todas ellas se exigirá autenticidad y se usarán los procedimientos necesarios para verificar que no se tratan de plagios. A pesar de todo, el jurado prestará especial atención a aquellos trabajos realizados expresamente para el concurso y que apuesten por la calidad y la hipertextualidad. Los trabajos deberán ser presentados bajo cualquier licencia abierta.

El jurado estará compuesto por los miembros de Sin Futuro y en su decisión tendrán en cuenta la calidad de los trabajos aportados así como su capacidad de generar participación de los usuarios.

El premio constará de un ganador y dos finalistas. El ganador recibirá el lector de e-books que Sin Futuro ganó en los últimos Premios Bitácoras. A los dos finalistas se les concederá una mención especial . Tanto el ganador como los finalistas tendrán la posibilidad de formar parte del equipo de Sin Futuro en calidad de colaboradores.

El concurso comenzará el día 30 de diciembre y tendrá una duración de 2 meses. Tras este período y una semana después de su conclusión, se publicará el ganador en Sin Futuro.

El jurado del concurso se reserva el derecho a declarar el concurso desierto en caso de que ninguna de las obras tenga la calidad necesaria y sortear el premio entre sus integrantes. xDD

I Concurso de Periodismo Digital de Sin Futuro

Fecha de comienzo: 30 de diciembre 2009.

Fecha de finalización: 2 de marzo de 2010.

Tipo de soportes admitidos: texto, fotografía, vídeo, podcast.

Premio: 1º.- Lector de e-book InvesBook 600 y colaboración en Sin Futuro como colaborador.

2º y 3º.- Menciones especiales y colaboraciones en Sin Futuro como colaboradores.


Sin futuro y sin un duro