jueves, 30 de abril de 2009

The Man from Earth


La recomendación de 2009

Tengo un compañero de piso que es un ser infame, ¡no come sopa! en eso se parece a Mafalda (a quien seguramente él odie) también odia el tomate (frito y natural) y lo único que echa en la ensalada es lechuga y nueces. Todo esto no hacen de nadie un ser infame, su infamia radica en ser tan despiado de recomendarme bodrios manifiestos como "Zoolander", y al mismo tiempo obras de arte. Yo no suelo fiarme de las recomendaciones de otras personas (algo estupidamente irónico si tenemos en cuenta que tengo un blog donde recomiendo películas) pero de él suelo hacerlo, este año me ha dejado dos joyas (que ni él entiende como llegaron a sus manos) "Into the wild" y la que nos ocupa, "The Man from Earth".

Al meollo, The Man from Earth es una película de ciencia ficción que gira en torno a un claustro de profesores universitarios que se reunen para despedir a un amigo suyo que se muda a otro sitio. En una pequeña salita de un páramo norteamericano se ponen a beber y discutir de banalidades cuando el protagonista, John Oldman, les plantea una incógnita; ¿Y si un hombre del Cro Magnon hubiese sobrevivido hasta nuestro días por algún fallo en su organismo? A partir de ese momento la película girará en torno a esa cuestión, a como hubiese podido sobrevivir, a lo que habría sentido, a las respuestas metafísicas que habría tenido que responder, a cómo habría visto el surgimiento de las religiones...



La tensión se mantiene con el juego que el protagonista crea entre sus oyentes, ¿es él ese hombre? Así se recorre la historia de la humanidad desde la prehistoria y empiezan a discutir sobre cuestiones esenciales; ¿quiénes somos? ¿a donde vamos? ¿de dónde venimos? Hasta que se llega al tema fundamental, la religión. Profundiza en el fondo común de todos los mitos y creencias humanas y como el cristianismo los adaptó a sus propias necesidades.

La fuerza de la película reside en su escasez de medios, con un presupuesto escaso y un escenario reducido a un salón, el juego de miradas y la fuerza de los diálogos soporta toda la acción. Cada uno de los personajes vive su transformación y reacciona de formas distintas ante la historia que está escuchando.


En su momento (2007) esta pequeña obra de arte pasó inadvertida, estrenándose en algunos festivales, pero sin apoyos comerciales. Lo cierto es que el tiempo y las redes P2P han convertido a este film en una obra de culto entre los amantes de la ciencia ficción. En España no se estrenó nunca y ciertamente no fue más allá de los círculos de festivales.

Mi nota: un 9. El final desmerece.