jueves, 15 de abril de 2010

Exit through the gift shop: Banksy con moderación


Anda rondando por los festivales internacionales (Berlín, Sundance) Exit thorugh the gift shop, un documental centrado en la subcultura artística de la calle, en los grafitis de artistas como Banksy. Un Banksy que aparece entrevistado en el documental, pero (como siempre) con capucha y la voz distorsionada. Porque, aunque sólo sea por seguridad, el grafitero Banksy (cuyas pintadas han llegado a ser consideradas obras de arte) vive en un estado constante de anonimato. El documental, que narra la búsqueda de Banksy por parte de un director amateur francés, refleja muy bien su forma de trabajar, su pensamiento y su obra. Tiene buena pinta. 

Banksy se ha convertido en una especie de símbolo de la contracultura, alimentado por su necesario anonimato. Un personaje extraño, fascinante, casi como un superhéroe, que no tiene reparos en irse al muro de la vergüenza israelí a hacer esto:



Os dejo cinco minutejos (Youtube posiblemente os considerará unos prepúberes facilmente violentables, así que hay que registrarse para verlo)






Aunque, curiosamente el trailer no es tan pernicioso:





martes, 13 de abril de 2010

Reflexión: De lo que un día Irlanda le enseñó a España


Tras escribir sobre Cinco minutos de gloria y hablar un poco sobre el terrorismo he completado la entrada anterior con esto de acá. Una reflexión, otra. (El día que José María Aznar me mande a ver al Juez Del Olmo, decidle que fui buena persona, no me pase como a estos)

Si comparamos la filmografía española e irlandesa, ambas han sabido reflejar momentos dramáticos de su pasado terrorista, con más o menos maestría (es lo de menos). Pero hasta ahora España no ha podido ni ha sabido hacer ficción de las víctimas ni del perdón, al menos no para la gran pantalla (hubo un telefilme llamado Futuro: 48 horas sobre el asesinato de Miguel Ángel Blanco). En el documental La pelota vasca también se hablaba de víctimas, pero no era el tema esencial. Por descontado queda decir que La pelota vasca no recibió ni mucho menos halagos de los afectados (La AVT pidió, sin éxito, su retirada del Festival de Cine de San Sebastián en aquella edición de 2003). Quizá lo más cercano al caso irlandés que nos ocupa fue un filme que también estuvo en San Sebastián, en 2009, La felicidad perfecta, aunque en él las víctimas también eran un tema secundario.

¿A qué se debe este vacío? Quizá sea porque en España no hemos entendido bien el drama de los damnificados, quizá es el miedo a caer en la frivolidad, o quizá porque despierta poco interés. Pero estas premisas me parecen descartables. ¿Y en el caso de hacer una película “sobre víctimas”, a quién rodar, a la AVT? En este momento sería recomendable destacar la palabras de Xabier Arzalluz en la citada La pelota vasca, distinguiría una cosa; las víctimas y las asociaciones de víctimas. O por no irnos a los extremos del nacionalismo, lo que afirmaba Iñaki Gabilondo en el mismo documental: hay una especie de amenazados oficiales. Son casi amenazados profesionales, y hay otros que están igual de amenazados y que no lo dicen tanto. Vale, la AVT y su entorno no despierta una admiración excesiva.

Resumiendo, parece claro que la AVT y sus acólitos todavía no pueden ser tema. Seguramente no es culpa suya, aunque se han esforzado. Seguramente el terrorismo y sus consecuencias están demasiado instrumentalizados por el poder político (que ha hecho poco por solucionarlo) como para tratar estos asuntos sin angustias. Ante esta situación, que España siga a lo suyo (La pelota vasca de Médem andará en cualquier cajón, para quien quiera verla sin prejuicios). Mientras, en Irlanda, el cine ya se ha puesto del lado de la normalidad y la reparación del daño.

P.D. La foto de cabecera es mía.

Cinco minutos de gloria: La redención en el terrorismo

Hay pocas películas en la filmografía internacional que retraten la visión que tienen las víctimas del terrorismo sobre lo que les ha ocurrido. A la figura del terrorista, sus motivaciones o el contexto que le rodea, siempre se le ha dedicado un análisis más profundo, posiblemente porque es un personaje que despierta una fascinación difícil de medir, incluso peligrosa. De tal manera nos encontramos con numerosos filmes dedicados al terrorista; Hunger, Tiro en la cabeza, Munich, Yoyes o Paradise Now. También hay muchas dedicadas a actos de terrorismo como Omagh u Operación Ogro. Al terrorismo de Estado; GAL y En el nombre del padre. O al terrorismo como fenómeno como La pelota vasca, de Julio Médem. Incluso en Cinemascope35 tenemos una sección a este respecto "Cine sobre terrorismo" pero en ella no hay muchas "víctimas de", más bien responsables. Por eso, Cinco minutos de gloria, que se estrenó en España el 9 de abril (aunque su distribución, hasta donde sé, es más bien anecdótica) supone un aire renovador para el género, los protagonistas, estos sí, son víctimas enfrentadas a sus verdugos.


En Cinco minutos de gloria (Five minutes of Heaven) se nos presentan dos personajes cuyas vidas se vieron transformadas a raíz de un atentado en 1975 del grupo paramilitar norirlandés UVF (Fuerza de voluntarios del Ulster) en el que un joven católico irlandés es asesinado en presencia de su hermano menor por un pistolero protestante. En la película, uno es el que dispara, el otro es la víctima. Veinticinco años después se ven las caras en un programa de televisión que intenta cerrar las viejas heridas del conflicto irlandés. Esos cinco minutos de gloria es el tiempo que tiene el asesino Alistair Little (Liam Nesson) para suplicar perdón a su víctima, Joe Griffen (James Nesbbit).



La película arranca en un viejo caserón que servirá como set de rodaje del programa. En una de las habitaciones, la víctima, Joe Griffen, se pasea de un lado para otro como un ratón encerrado, nervioso ante el reencuentro con Alistair Little, el asesino. Es esta parte inicial de la película sin duda, la que más fuerza tiene. James Nebbit consigue transmitirte toda la angustia que palpita en su corazón, el lenguaje está cargado de violencia, se respira tensión, aunque no se sepa muy bien de donde proviene ese sentimiento. La maestría del director Olivier Hirschbiegel (El hundimiento) se demuestra aquí gracias a la confrontación de ambos personajes. Mientras la víctima está desquiciada, agotando un cigarrillo tras otro. Liam Nesson se presenta en el set tranquilo, con un traje impoluto, hasta diría que el cabrón huele de fábula. Le maquillan tranquilamente y espera a su oponente, como si de un bastardo ring de boxeo se tratase. Al final, la pelea no llega. Pero el directo consigue transmitir el dramatismo del encuentro sin que este llegue a producirse, cada gesto, cada mirada al vacio es una declaración de intenciones. El espectador en ese momento respira pánico.



En el segundo acto, las vida de nuestros dos héroes, Alistair Little lo es por arrepentirse y buscar el perdón, el otro por casualidad, se desarrolla con normalidad, con sus familias, sus aspiraciones. Pero no encuentran un sentido a esa normalidad, su existencia ya está traumatizada. El personaje de Nebbit, Joe Griffen, advierte que su vida es una basura, que es incapaz de ser feliz por aquel fantasma que le lleva veinticinco años persiguiendo. Es un muerto en vida que necesita redención. Por su parte, el personaje de Nesson ha adquirido cierta relevancia pública, tiene bastante éxito y aparentemente, un vida hecha. Pero también es un desgraciado, un infeliz, paradojas de la vida. Aquel encuentro siempre porstergado se produce, pero es en vano, perdonarse no va a mejorar sus vidas. Griffen sigue siendo un despojo, agarrado sin fuerzas a lo poco que vale la pena de su existencia, Little, será siempre un hijo puta.

Decía al principio que son pocas las películas que abordan la psicología de la víctima. En este caso creo que Cinco minutos de gloria lo ha logrado. El director ha construido un filme bello, con muchísima tensión interna. Una película de personajes, imprevisibles y también magníficos. Espero que al espectador, al menos a mi me impactó, le cale esta película sin mensaje, sin valentías ni superaciones, un filme de humanos contra humanos, con lo patético que es eso.



lunes, 12 de abril de 2010

"Shutter Island": La dualidad de una película perturbadora



Es complicado no salir de ver “Shutter Island” con mal cuerpo, bien sea por su morbosidad explícita, su ambiente asfixiante y goyesco o las carencias de un guion mal resuelto. La mente acaba perturbada. Bien es cierto que los méritos como director de Martin Scorsese y su trabajo de posproducción hacen de esta una película de muy bella factura. También es verdad que es el propio Scorsese el que ridiculiza su labor hasta límites estrambóticos.

Porque el nuevo proyecto de ficción de Scorsese deambula por senderos muy diversos y, en ocasiones peligrosos. Por un lado es una espectacular y calculada película de cine negro, con los arquetipos del género: el detective alcohólico y de oscuro pasado, con una mente clarividente y un lenguaje afilado. Por el otro, es una inmersión en el poder de la mente, en la locura y la paranoia. No sólo en la paranoia de los personajes, también en la colectiva, aquella que llevó a los EEUU al McCarthyismo y a la persecución y represión del comunismo en el marco de la Guerra Fría. Mientras, se recrea un ambiente opresivo, como la propia "cárcel" en la que se desarrolla la acción. Incluso Scorsese es capaz de trasladarnos ese olor a medicamentos, a putrefacción, a muerte. La sala del cine se convierte en una sucia celda asfixiante.



Aquella primera parte que he comentado empieza con la investigación que llevan a cabo Leonardo DiCaprio y su ayudante ante la fuga de una prisionera de un sanatorio mental de máxima seguridad. Con este argumento Scorsese realiza una magnífica narración, con momentos gloriosos de puro cine negro. Los diálogos resultan geniales, la trama es fluida, la investigación es inteligente, estimulante. Poco a poco se van atando cabos y en todo momento sólo sabemos aquello que va viendo DiCaprio, como si de una reedición de "Chinatown" se tratase. Promete.



Metidos ya en el desenlace la narración se bifurca con cierto estrabismo, dos caminos: el psicológico (el de los locos) y el de los policias, comfluyen de mala manera pero con marcada maestría. Gracias a Dios, en ningún momento te da una dirección a seguir, es tu intuición la que te debe marcar aquello que es real o irreal. O incluso, que todo sea mentira. Pero aunque esta parte del filme este bien construida, resulta mucho más torpe en su ejecución, menos creíble. Para colmo, se permite un momento de absoluto patetismo (no diré mucho, pero es la escena de los tres hijos y el lago) que desmerecen el final de la obra y dejan un mal sabor de boca. Da la sensación que con tan buen material inicial, el cierre ha sido más bien chapucero.

jueves, 1 de abril de 2010

Amnistía Internacional premia a Alberto Arce por To shoot an elephant


Alberto Arce ha sido premiado como Mejor director por su documental To shoot an Elephant en el Festival de cine Movies that Matter. El galardón además adquiere mayor relevancia al serle concedido en este festival que se celebra en Holanda con el apoyo de Amnistía Internacional. El filme del director asturiano (en colaboración con su guía palestino Mohammad Rujailah) ha destacado por la narración que realiza de la Operación Plomo Fundido que el ejército israelí desplegó en la Franja de Gaza entre diciembre de 2008 y enero de 2009, causando más de 1200 víctimas, la mayoría civiles.

Recodar que este documental se proyectó en numerosas salas alternativas de todo el mundo con ocasión del primer aniversario de la operación. No es mala excusa para disfrutarlo ahora, ya que está disponible en licencia Creative Commons y es de descarga gratuita.

El grupo de trabajo de To Shoot An Elephant es un proyecto colectivo, asambleario, autónomo y de base. No hemos recibido subvenciones de ningún gobierno ni el apoyo de ninguna empresa privada. Primero hicimos una reflexión política conjunta sobre la necesidad de la película. Después, trazamos un mapa para llevar a cabo la producción y la distribución, poniéndonos en contacto con distintas redes y personas... (Extracto de la web de To shoot an Elephant)

Descarga (Directo de su web)
Noticia vía: Periodismo humano
Fotografía de Kaosenlared.net