jueves, 10 de junio de 2010

La trilogía neorrealista de Vittorio De Sica




Vittorio De Sica enfrenta al espectador a la realidad de los más pobres en su trilogía neorrealista: Ladri di biciclette (1948); Miracolo a Milano (1951) y Umberto D. (1952). Sus personajes son ingenuos e inocentes; y sufren por las injusticias de una sociedad vil, marcada por el hambre, el egoísmo y la guerra.

Ladri de biciclette (El ladrón de bicicletas, 1948) es una película dura, en la que el director refleja el paro en Italia, y las condiciones ilógicas para conseguir un empleo gracias a la Administración. Así, el protagonista necesita una bicicleta para poder trabajar, esa es la única manera de optar a un sueldo para mantener a su familia. Pero le roban la suya, y recorre las calles de Roma con su hijo pequeño hasta dar con el ladrón. En ese periplo tiene que superar la frustración, y la indiferencia de los demás para poder seguir siendo un modelo educativo ante su hijo.


Al igual que los demás personajes de esta trilogía, los protagonistas empatizan con el espectador porque son buenas personas, y si cometen algún acto malo, es porque la sociedad, su entorno, les empuje a obrar así. Vittorio De Sica crea a estos individuos como seres ingenuos, que comparten su amor, ya sea con una familia o con su perro, pero que nunca han tratado con la cara dura de la sociedad, o si lo han hecho, la han intentado entender. Es muy claro el ejemplo de Totò -Miracolo a Milano (Milagro en Milán; 1951)-, que entra de niño en un orfanato, y en la siguiente secuencia sale convertido en un joven alegre, que saluda a todo el mundo (como reza la película: "Que un buenos días signifique, de verdad, buenos días"), sin que medie nada más en el metraje.

Pero, al contrario de Umberto D. y Ladri di biciclette, Miracolo a Milano es una película que intenta superar la maldad de la sociedad. Se puede decir que huye del neorrealismo para grabar una idea más positiva, que a través de la magia y la bondad solucione los problemas de los más pobres. Es, por ello, un relato mucho más entretenido, porque Vittorio De Sica se permite la licencia de jugar con el humor, con fantasmas, con caricaturas de los ricos (son perros que se ladran). Y eso beneficia, al final, al espectador. Aunque las otras dos películas destacan por su capacidad de ser un reflejo de la sociedad italiana, por su labor social.

- Entradas relacionadas: ¡Viva Italia!
- Foto 1: Pek (Flickr)
- Foto 2: Žilda (Flickr)

5 comentarios:

Guillermo Rivas Pacheco dijo...

Milagro en Milán es realismo mágico, y, aun siendo más alegre que El ladrón de bicicletas, también es mucho más dura porque sus personajes viven sitaciones más extremas.

Pepe del Montgó dijo...

Sus historias son interesantísimas para conocer un forma de vida y un tiempo pero me gusta mucho más la planificación y el montaje que utiliza. Hoy ya hemos visto de todo pero en esos tiempos no.

Jack dijo...

Cuando los demás directores se dedicaban a adornar una sociedad que sufría de Sica la presento tal cual, con humor y con dolor.

Parámetros Desconocidos dijo...

Nos encanto tu blog!
¿Te gusta el cine de terror?
Te invitamos a que te pases por nuestro blog y veas nuestro contenido
Si te gusta no te olvides de seguirnos :)

Un saludo!

http://parametrosdesconocidos.tk/

David C. dijo...

Umberto D y el ladrón de bicicletas realmente conmueven.