sábado, 8 de marzo de 2008

Emir Kusturica Rey de los Gitanos

El último león de los Balcanes


Cuando el 4 de mayo de 1980 moría Josip Broz "Tito" moría con él una parte importante de la historia de Yugoslavia y un estilo de ver el mundo. La desintegración de la Yugoslavia socialista fue un hecho macabro que deribó en una serie de despiadadas guerras durante los 90.
Estos acontecimientos crearon en el joven Emir Kusturica una especial sensibilidad que más tarde pasó a llamarse realismo mágico, por esa forma espectacular de reflejar los estratos más marginales de la sociedad.

Emir Kusturica nació en Sarajevo (Bosnia) en 1954, en la todavía República Socialista Federal de Yugoslavia y tras abandonar una prometedora carrera como futbolista, estudió artes audiovisuales entre 1973-1977 en la Escuela de cine de Praga (FAMU) de la mano del director checo Otakar Vavra. Pronto destacó por su creatividad y ya en 1978 con el corto Guernica recibió un premio en el Festival Internacional de Cine de Karlovy Vary. De ahí y con la experiencia adquirida pasó a trabajar para la televisión de su país con realizaciones como "Titanic bar" que llegó a venderse por cable en EEUU y en Lationamérica.

A partir de este momento todo han sido éxitos, desde su ópera prima en el cine con "¿Te recuerdas a Dolly Bell?" el paso a la madured de un jóven envuelto en un ámbiente confuso. Con esta primera película Kustu (como le conocen los amigos) puso los cimientos de su cine, personajes caricaturizados y manieristas. Este film le sirvió para conquistar el León de Oro en Venecia.

El éxtasis cinematográfico llegó con "Cuando mi padre salió en viaje de negocios" reflejo de la Yugoslavia de los años 50 a través de los ojos de un niño cuyo padre está retenido por el gobierno de Tito. Gracias a este drama familiar, cargado de situaciones insólitas, recibió la Palma de Oro en el Festival de Cannes y una nominación al Oscar como mejor película extranjera en 1985.
En 1989 fue aún más aclamado con "Tiempo de Gitanos" una mágica mirada a uno de los temas favoritos de Kusturica, las raíces gitanas y zíngaras de los Balcanes y su magnífica cultura.

Entrados los 90 nos encontramos con un Emir Kusturica triunfante en Europa y deseoso de dar el salto a EEUU, así decidió aceptar una plaza como profesor de la Universidad de Columbia y pondría fin a una sequía de 5 años con su proyecto hollywoodiense "Arizona Dream" donde se rodeó de actores como Johnny Depp, muy propenso a papeles arriesgados, Vincent Gallo o Jerry Lewis. Con esta comedia de humor absurdo, donde se entrelazan los sueños de los protagonistas con la dura realida, recibió de nuevo la Palma de Oro en Cannes

Al parecer la experiencia norteamericana no fue como el deseaba y se trasladó de nuevo a Europa, pasando a vivir en Francia. Ahí a desarrollado sus últimos e igualmente exitosos proyectos como han sido "Underground", síntesis de la historia de Yugoslavia desde la II Guerra Mundial hasta la Guerra de los Balcanes que recibió muchas críticas tanto por los serbios como por los bosnios.
Después en 1998 recuperó el tema de los gitanos con "Gato negro, gato blanco" que consiguió el León de Plata en Venecia.
En 2004 llevó ha cabo el que quizás ha sido uno de sus proyectos más importantes, "La vida es un milagro", un retrato optimista de la guerra de los Balcanes a través de las andanzas de una familia de músicos dividos por la guerra.

Visto lo visto que más decir que no se haya dicho ya, que este personaje es un realizador magnífico, que sabe captar como nadie los dramas y convertirlos en comedias, que consigue sacar lo mejor de cada actor dándole libertad interpretativa...
Su grandeza no sólo acaba ahí porque para rematar su vena creativa pertenece a la banda de punk gitano "The no smoking orchestra", creadores del estilo Unza, Unza del que podemos ver un buen ejemplo en el siguiente video





A los que os haya gustado su música podremos disfrutarle en el Viña Rock 2008

2 comentarios:

Daniel Rivas Pacheco dijo...

Se te ha olvidado mencionar que realizó el videoclip de Rainin Paradize de Manu Chao.

Muy buen la entrada, creo que también debemos dedicarle una a los directores rumanos, que están haciendo muy buenos trabajos

Guillermo Rivas Pacheco dijo...

Estamos todos deseando que Alex realice unos de sus magníficas entradas sobre Emir Kusturica