miércoles, 6 de agosto de 2008

Tropa de Elite

Cuando no hay ni buenos ni malos

Dirección: José Padilha.
Guión: José Padilha, Braulio Mantovani, Rodrigo Pimentel.
Interpretes: Wagner Moura, Caio Junqueira, André Ramiro, María Ribeiro.
Música: Pedro Bromfman.
Fotografía: Lula Carvalho.
Año: 2007
Duración: 114 min.
País: Brasil.

Sabía que me sonaba de algo esta historia, lo tenía en la punta de la lengua pero no llegaba a rozarlo. Se había hablado mucho del fenómeno "Tropa de Elite", había arrasado en Brasil, alabada en Berlín, y pregonada a los cuatro vientos como la nueva "Ciudad de Dios" del cine brasileño. Pero esta humilde historia de poli bueno y poli bueno ya la había visto antes, y además no hace mucho, porque la trama guarda un asombroso parecido con la "American Gangster" que había sido elevada a los altares por la crítica y que a mí me había dejado un tanto frío.

Acostumbrado a ver como películas mediocres son brutalmente hinchadas por la crítica, me lancé a ver "Tropa de Elite" con cautela. El resultado no fue malo, podría haber sido peor, pero me volví a quedar un tanto frío. Coincido en que la película es muy chocante, muy impactante visualmente, pero su mensaje no penetra con la misma facilidad que la imagen.

El film narra la historia de un cuerpo de seguridad llamado BOPE, formado por pseudopolicías y cuya única misión es llegar a donde no llega la policía brasileña, que en el caso de Brasil es llegar muy lejos. Sólo hay dos requisitos para entrar a formar parte de este cuerpo policial, ser incorruptible y no tener escrúpulos. Porque si algo les falta a esta fuerza militar brasileña son escrúpulos, semejantes a las SS alemanas, tanto por sus métodos (la tortura es algo habitual), como por sus uniformes (negros), y por sus insignias (dos calaveras). Y todo este despliegue de barbarie, con el beneplácito de las autoridades, ¿por qué? Porque ellos son los únicos a los que pueden confiar la seguridad de las calles de Brasil.

Con todos estos alicientes la película promete acción, y la hay, cruda violencia de cine de verdad, no como en las realizaciones light de Hollywood. Pero toda esta acción se pierde si no hay un buen guión, y ciertamente este cojea por su principio, que ya se sabe, si quieres escribir una buena historia empieza por el final, pero en este caso les ha quedado mal principio. La primera hora transcurre entre una maraña de datos, flashbacks e historias cruzadas que desorientan y aburren al espectador. Gracias a dios la segunda hora del film desarrolla una trama interesante que es la principal miga de la película.

En lo concerniente a las interpretaciones podemos hablar del verdadero punto fuerte de la película, ejemplificando perfectamente los componentes de la sociedad brasileña, el poli bueno, el poli malo, la pija comprometida, el narco sin escrúpulos, el pijo camello... Sólo dos personajes se salen del esquema, el protagonista, el Capitán Nascimiento, y el aspirante a BOPE André Matías. En el fondo ambos son la misma persona, sólo que no lo saben. Fríos, calculadores, sádicos, pero a la vez tienen remordimientos, sienten, están vivos, sus vidas cambiarán en paralelo hacia rumbos inversos.

Con todo lo dicho esta película no merece mi absoluta desaprobación, podéis pasar un rato entretenido, no os conmoverá en exceso, pero algo os tocará, quizás este hecho tan contradictorio se desprende del excesivo ambiente de sermón de la narración, llegando a ponerte, injustamente, entre la espada y la pared.

Con un 6,5 creo que tiene suficiente.

3 comentarios:

Möbius el Crononauta dijo...

Tomo nota, por si la veo en el videoclub.

Saludos

BoliBic dijo...

Fiandome de tu critica de aprobado casi raspado, creo que lo mejor es bajársela y verla un domingo cualquiera, por mal que les pese a los de la sgae.
Saludos manuscritos!

Guillermo Rivas Pacheco dijo...

Principalmente eso quería transmitir