sábado, 21 de febrero de 2009

El curioso caso de Benjamin Button: Oscar 2009



"El curioso caso de Benjamin Button" es un film, cuanto menos, curioso. Su director, David Fincher puede ser considerado ya como un gran director, su carrera le avala, "El club de la lucha", "Se7en", "La habitación del pánico". En todas sus películas vemos un gusto por el conocimiento de la psicología humana, sus mecanismos de represión, sus miedos más profundos, su subconsciente. También es habitual en su cine una fuerte presencia de la acción.
Eric Roth, guionista, también es un personaje curioso, y a él le debemos, por ejemplo, "Forrest Gump", tiene un Oscar, pero para mí es un vago. Tiene el morro de hacer la misma película catorce años después.

Porque de todo lo dicho arriba sólo Eric Roth sigue siendo el mismo. David Fincher a hecho con "El curioso caso de Benjamin Button" una película radicalmente distinto a todos sus proyectos anteriores. Eric Roth, sin embargo, ha hecho el mismo guión que para "Forrest Gump", ya lo contábamos aquí.


Porque "El curioso caso de Benjamin Button" es otra cosa, es una película de 3 horas, basada en un relato breve de Francis Scott Fitzgerald. Y resulta impactantemente aburrida, lenta y superficial. Ni las imágenes, ni el guión te ayudan a entrar en el mundo interior de la película. Por otro lado la reflexión sobre el paso del tiempo que plantea, que pivota sobre la circularidad del tiempo y su manipulación por parte de los hombres, resulta en un principio interesante pero se diluye con el transcurrir de los minutos y ocupa un lugar muy secundario en el desarrollo de la historia.
Mi opinión es que esta obra es demasiado complicada para llevarla al cine, así directores como Steven Spielberg o Ron Howard y actores como Rachel Weiz, John Travolta y Tom Cruise se lo plantearon dos veces antes de embarcarse en este proyecto.


En lo que a ellos respecta, tampoco los actores salen a flote en esta nave sin rumbo. Sin duda Brad Pitt es lo poco interesante de la película, sobre él pivota toda la historia y cumple aceptablemente, pero la película no da para más, no plantea posibilidades para demostrar lo que es Brad Pitt. Por su parte, Cate Blanchett tampoco aporta nada al fim, la australiana, que tan bien utiliza su mirada para remarcar el misterio de sus personajes, crea un personaje plano, simple y superficial.

En resumen, un film largo, pesado y superficial, pero con imágenes muy bellas y algunos méritos.
Mi nota; 6
No se pierde nada al verla, bueno, sí, 3 horas.

5 comentarios:

Tomás Sala dijo...

Hola, soy Tomás y los invito gente de CinemaScope a mi espacio sobre cine, desde Buenos Aires, Argentina: www.salacine.blogspot.com
Allí encontrarán mi opinión sobre El curioso caso de Benjamin Button, un film que me ha decepcionado.
Espero que me sumen a su lista de blogs como yo he hecho, saludos!

Aitor Fuckin' Perry dijo...

Bueno, no he ido a un cine desde hace un par de años y sólo veo pelis clásicas y/o regaladas por periódicos, así que mi opinión vale lo mismo que la de una colilla del Garci, pero tooooodo decía que esta peli es buenisisisisima y al menos aquí decís que es más aburrida que leer El Quijote en voz alta y por turnos, así que como experto en llevar la contraria os apoyo dudes.

Dani dijo...

jajaja. buena frase la ultima.
No pienso igual, a mi la pelicula me encantó, pero si es cierto que es netamente excesiva en duración y a veces se hace pesada.

Una De GaToS dijo...

vaya, yo pensaba k iba a ser buena ;/

saludos

Iñaki Mayora dijo...

Lo único que estoy de acuerdo en que es muy larga. A mí me gustó bastante. Creo que es una gran película y aunque a veces se hace un poco lenta es bastante buena.