jueves, 16 de abril de 2009

Aprile


Aprile: fusión de estilos

Hace tiempo hicimos en este blog una radiografía del cine italiano contemporáneo; por desgracia, nos olvidamos de incluir el nombre de Nanni Moretti.

"Caro Diario" ("Querido Diario", 1993) o "La stanza del figlio" ("La habitación del hijo", 2001) son el eco internacional del director Nanni Moretti. Pero en "Aprile" ("Abril", 1998), un trabajo menos conocido, el cineasta presenta una forma de narrar diferente: una mezcla de estilos llamativa y eficaz. Además, es una película sincera y personal, que flota sobre la comedia histérica y angustiosa -que recuerda mucho a Woody Allen-.


La mezcla de géneros en "Aprile" arranca con una internada en el documental. Nanni Moretti -convertido en personaje- quiere explicar al mundo las razones por las que Silvio Berlusconi ha ganado las elecciones. El humor irónico se escenifica cuando Moretti dialoga con un colega francés sobre las empresas informativas del presidente.

Es esta ironía la que mueve al director. Aún así, el proyecto tiende al caos: Nanni Moretti en esa dualidad (actor-director) personaliza la faceta de un realizador desordenado que se guía por su instinto. Aquí, el espectador empieza a sospechar si la cámara está grabando situaciones reales o es todo puro teatro. El proyecto del documental se mezcla con un trabajo pasado que Nanni Moretti no es capaz de ejecutar: un musical sobre un panadero trotskista durante la Segunda Guerra Mundial.

Llegados a este punto, en la película aparece un humor clásico: plagado de situaciones cotidianas llevadas al extremo. Nanni Moretti va a ser padre primerizo y esto le convierte en un neurótico inseguro, muy del estilo de Woody Allen.

Nanni Moretti recorre en esta película diferentes géneros y diferentes formas de narrar. Él siempre es el protagonista, y los personajes secundarios como su mujer y su madre son los canalizadores de la acción. La sinceridad de Nanni Moretti como actor y director sirve para mostrar su día a día, y también el proceso mental que sufre para crear una nueva película. Esta mezcla ayuda a entender esta obra, pero también otras de su filmografía como "La Stanza del figlio". En su personalidad, la infancia se convierte en un buen recurso para buscar la concentración y, finalmente, conseguir canalizar sus deseos.

En la película aparecen elementos ya usados en sus otros trabajos, como son la moto (en "Caro Diario"), o la crítica política (aunque es de izquierda, tiene para todos, como en "Il Caimano").

Por concluir: Nanni Moretti es un director integrado en sus películas, con este aspecto ejercita un realismo más crítico pero bien contextualizado. Además, una de sus buenas actitudes es la facilidad con la que trabaja frente a un drama ("La Stanza del figlio") y frente a una comedia de tema cotidiano como es este trabajo. Es un referente en Europa (Berlín, Cannes..., lo han aclamado) y un hombre socialmente influyente en su país. Nanni Moretti es un director que hay que tener muy en cuenta cuando hablemos del cine italiano contemporáneo.

No hay comentarios: