jueves, 14 de mayo de 2009

Alberto S. Tordable: la violencia y el azar

"parece imposible que dos jóvenes delincuentes llamen a tu puerta"

Todo espectador de cine quiere ser director o guionista, quiere que sus ideas se canalicen en una secuencia de imágenes ya imaginada. Yo, a los que lo consiguen, los llamo afortunados.

Alberto S. Tordable es uno de ellos. A principios de año os hablé de mi amigo debido a un teaser que había hecho para un concurso. Hoy lo cito porque ha alcanzado esa premisa que narro más arriba: ha canalizado sus ideas. Su cortometraje se llama 2ºC, y en él cuenta la historia de dos jóvenes delicuentes en lo que se supone un atraco normal:

- Parte 1:



- Parte 2:



Como amigo, sólo puedo felicitarte, Tito, por ser uno de esos afortunados, y, además, por haber mantenido una idea que hace tiempo ya tenías planteada. Por otra parte, como espectador tocapelotas voy a hacer una pequeña reseña de lo que yo veo en el cortometraje:
- Puntos a favor: Te has atrevido a hacer cine de acción, un género que los directores amateurs tienen olvidado, ya que el drama da muchos más premios. Desde el punto de vista estético, hay planos sobresalientes (como el triple zoom que la cámara hace sobre el actor), además, los recursos de montaje me parecen muy buenos, como partir la pantalla en dos, o el juego cromático de los personajes.

Además, como parte de la generación que ha crecido saboreando las películas de Tarantino, se nota que tus diálogos están muy influidos por esa agilidad, pero también agresividad, que el director de Pulp Fiction sabe imprimir. Por supuesto, hay que reconocer que las escenas, tanto interiores y exteriores están muy bien grabadas, y destacar otras más complejas como la del ascensor.

Por último, me quito el sombrero ante el monólogo de Santiago Iglesias: bravo por el actor y por el guionista.

- Cuestiones a mejorar: No todo van a ser flores, amigo mío. Por desgracia, el cortometraje dura demasiado tiempo, y eso unido a que en Youtube está en dos partes, puede desmotivar al espectador. Así como me quito el sombrero con el monólogo, he de decir que hay diálogos que suenan forzados, sobre todo cuando hablan los dos atracadores en la cocina. Y, también, hay aspectos del guión que son demasiado tópicos, o poco coherentes (¿los padres del joven mueren y él es internado en un reformatorio?, como mucho, en un centro de acogida).

Por ir terminando, sólo quiero añadir que el audio está demasiado bajo en algunas partes, pero me hago cargo de que debe ser complicado ajustarlo a Youtube y otros reproductores.

Últimamente, mis post rozan el pesimismo respecto al actual cine español, pero ya he ido dando nombres que pueden servir como alternativa. Espero que, en un plazo lo suficientemente largo para que tu formación audiovisual sea exhaustiva, y en uno tan corto como para que no se te haga largo el anterior, tú también seas parte de esa alternativa.

Con este trabalenguas termino, pero antes apunto que se aprende el oficio haciendo cortometrajes: vas por el camino más cercano al correcto.

2 comentarios:

Kowagunga dijo...

Me inauguro comentando en este blog tan fantastiquísimo, jej.
Realmente, este corto me parece muy elaborado para ser el primero, se nota que empieza con ganas. Pero aunque se las da de perfeccionista hay que serlo aún más!!
Aspectos positivos, además del monólogo de Santi que ha mencionado Dani, me encanta la actuación en general de Valentín, me parece que el papel le queda "que ni pintao". El ser loco parece lo más natural que ha hecho en la vida, muy realista.
Como negativo, me parece que se podía haber hecho algún juego muy molón con las dos escenas en las que sale el banquero andando por la calle, aunque ya de por sí la inclusión de éstas es una buena idea.
Un saludo

Alberto S. Tordable dijo...

Muchas gracias por todo es un gran alago y espero que le guste a todo el mundo.
Gracias por los aspectos positivos, y por las críticas que son incliso mas importantes.
Para cualquier duda o reproche no dedeis en escribirme.
aserranotordable@gmail.com
un saludo, y una vez mas gracias por todo.