domingo, 8 de febrero de 2009

Mi futuro en la ventana

La ventana más grande que hay, la ventana del cine, será la que me descubra quién seré mañana.

El cine -los actores y sus historias- es un misterio, hay que reconocerlo señores: ¿por qué unos personajes nos gustan más que otros?; ¿será que nos sentimos identificados? Si mi hermano se autoanaliza mediante las películas que le marcaron (entrega 1 y 2), yo pretendo dibujar cómo quiero ser en el futuro, para ello, usaré de guía personaje ficticios. Empecemos:


- Yo quiero parecerme a "Iceman", el personaje de la mini serie Generation Kill que interpreta el sueco Alexander Skarsgard. El apodo se lo gana a pulso, es un tipo serio, que no entra a juzgar las estupideces que dicen, y hacen, sus compañeros. Un personaje que no habla si no tiene nada inteligente que decir. Alguien que no se queja, que sabe sufrir en silencio y que actúa de manera racional: sabiendo qué hace en una guerra sin sentido, y, además, que sabe entender cuál es su profesión. Es, también, un buen superior, amable y humano. Un personaje que perdona la actitud de superioridad que tienen sus compañeros al enfrentarse con el pueblo iraquí.


Este soldado tiene muchas características que posee su actor: Alexander Skarsgard. Un hombre con el que disfruté en la mini serie de HBO y que también reconocí en otro trabajo de la misma cadena: True Blood de Alan Ball. Skarsgard es capaz de llenar la pantalla, con su presencia activa al espectador y lo hace más receptivo. Cuando sale a escena lo notas, aunque esté disfrazado como en la serie de vampiros, y lo sabes por su fuerza interpretativa. En True Blood, es un personaje que impone, que asusta; y que consigue transmitirte inquietud sin apenas tener diálogo.

Esa fuerza para llenar los espacios, que casi parece un personaje de Shakespeare jugando con su capacidad interpretativa, sumado a su habilidad para transmitir un mensaje sin decir nada, es a lo que quiero aspirar en el futuro.

- Por otra parte, y siguiendo con la ficción, también me gustaría absorver algún rasgo de Cedric Daniels; el personaje que Lance Reddick interpreta en la serie "The Wire". Creo que me quedo con sus movimientos, y es que, también en este caso, consigue imponer su autoridad sólo con su presencia. Daniels es un teniente ordenado y recto, pero que también es compresivo con sus subordinados. Sabe cómo controlar cada situación y tiene mucha habilidad para transmitir su idea, su punto de vista, con los silencios y las miradas.


En resumen, en una primera entrada, me quedo con la autoridad que otorga la comunicación corporal y la inteligencia de los dos personajes. No está mal para ir empezando. Quizás otro día me meta en el mundo del cine, y trate otros personajes más conocidos por el público en general.

Un saludo. La redacción de Cinemascope35

No hay comentarios: