lunes, 18 de mayo de 2009

"Cosas insignificantes"

Ya hemos referido aquí muchas veces que, en cuanto a cine latinoamericano, el Festival de San Sebastián de 2008 fue un tanto repetitivo y aburrido, mucho cine dramático, comprometido y lacrimógeno, es decir, poco variado. De esa orgía de pañuelos se salvaban algunos títulos, entre ellos el que hoy nos ocupa "Cosas insignificantes" y que desde el día 15 de mayo puede verse en las carteleras españolas.

Escrita y dirigida por Andrea Martínez "Cosas insignificantes" hace honor a su nombre al presentar una historia de situaciones y amuletos que sólo tiene la importancia que nosotros queramos darle. A través de los objetos que una adolescente encuentra por la calle y guarda en una cajita se nos van contando las historias cruzadas de los protagonistas, un médico, la propia chica y un niño con cáncer.

Así los problemas más graves de los personajes se acaban difuminando a medida que se van relacionando con los objetos de la caja y se convierten en un sistema global donde cada acción afecta a los que nos rodean, dando forma al mundo. O lo que es lo mismo, que son las pequeñas acciones las que mueven la Historia (con mayúscula).

Me parece destacable la utilización de dos elementos tan simbólicos como la adolescente, con problemas familiares, y la caja, que conforma un mundo extraordinario y ficticio donde huir ante los asuntos de los adultos. Una forma de reivindicar la visión más inocente y pura de la realidad, la de los niños. Pero también un toque de atención para que nos tomemos la vida con más calma, que nos detengamos a observar el mundo y disfrutarlo.

Una buena película para pasar un buen rato.

No hay comentarios: